El lenguaje dentro del TEA
imagen de ArtsyBeeKids en Pixabay

El lenguaje dentro del TEA

Por: Gerson Mizraim García Tapia

Se ha citado al Trastorno del Espectro Autista como un trastorno del desarrollo, de inicio precoz, que conlleva alteraciones en: la interacción social, la comunicación/lenguaje y la flexibilidad de conductas, interés y actividades.

Si bien la alteración en el lenguaje dentro del autismo ya fue identificada en las descripciones iniciales de Kanner, ha existido un amplio debate sobre su significado. Sin embargo, cuando se han analizado los trastornos del lenguaje en niños con TEA, se ha evidenciado que, en general, no difieren de los que pueden presentar los demás niños.

El motivo más frecuente de consulta de niños con sospecha de TEA es el retraso en la adquisición del lenguaje. Se debe por tanto tener un elevado grado de sospecha y profundizar en la valoración de la conducta social cuando un niño de 2 años no ha iniciado el lenguaje. 

Tuchmanet comunicó que en más de la mitad de niños con autismo de edad preescolar, el principal motivo de preocupación de los padres era la ausencia de lenguaje . Algunas veces se une la sensación de que no comprende el significado del lenguaje. 

No es infrecuente observar en niños de 2 a 4 años la presencia de una jerga (lenguaje ininteligible), en ocasiones muy elaborada, que sustituye el lenguaje. Puede parecer como si imitara el lenguaje de los adultos, pero evidentemente sin brindarle un significado. 

De forma intercalada a la jerga, puede aparecer alguna palabra o frase, en ocasiones sorprendentemente sofisticada, pero absolutamente descontextualizada. 

Otro fenómeno que puede tomarse muy en cuenta, es la repetición de palabras o frases escuchadas o dichas por el mismo niño (ecolalia), a veces inmediata y otras veces retardada. Si bien la primera puede ser fisiológica durante un cierto período, la segunda debe motivar una elevada sospecha de TEA. También es típica la ausencia de interlocutor durante los largos discursos que pueden acompañar los juegos infantiles. Llama la atención en este discurso vacío de contenido, la cuidada entonación, como si imitara una charla perfectamente elaborada; pueden aparecer entremezclados anuncios televisivos y frases hechas. 

Otra característica peculiar dentro del TEA es la falta de gesticulación o expresión facial, como medio para suplir o compensar sus déficit lingüísticos cuando intenta comunicar algo. 

La gesticulación en estos casos está disociada de la comunicación. Por el contrario, puede utilizar el gesto o el movimiento para dirigir al adulto hacia su fin, pero como si el adulto fuera un objeto más, utilizado mecánicamente para satisfacer sus deseos. 

Aunado  a esto el uso del ‘tú’ o ‘él’, para sustituir el ‘yo’ podría ser una forma de ecolalia . También es posible que este fenómeno tenga alguna relación con los defectos cognitivos sociales, propios del TEA. 

Además de la incapacidad expresiva, suele estar afectada la comprensión, si bien este aspecto puede ser más difícil de reconocer. En ocasiones se plantea la duda sobre la existencia de una sordera. 

El déficit expresivo siempre va asociado a un déficit de comprensión, si bien con técnicas convencionales puede ser difícil de poner en evidencia.

Rapin prefiere mantener distintas categorías, puesto que de esta forma queda mejor definido el tipo de problema lingüístico. Según este criterio, Rapin define dentro de sus aportaciones sobre el TEA síndromes de déficit lingüístico, que no difieren esencialmente de los descritos en los demás niños.

En conclusión, siempre será importante llevar una orientación de un especialista que conozca puntualmente el tema, si se desea llevar o dar continuidad a un tratamiento para el TEA.

Bibliografía                               

  1. Rapoport JL, Ismonld DR. DSM-IV. Training guide for diagnosis of childhood disorders. New York: Brunner/Mazel Publishers; 1996. 
  2. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 3 ed. Washington DC: American Psychiatric Association; 1980. 
  3. Wing L. The definition and prevalence of autism: a review. Eur Child Adolesc Psychiatry 1993; 2: 61-74. 
  4. Wing L, Gould J. Severe impairments of social interaction and associated abnormalities in children: epidemiology and classification. J Autism Dev Disord 1979; 9: 11-29. 

Gerson Mizraim García Tapia

Licenciado en Comunicación Humana

Integrante de Comunidad Unique

Contáctame

Correo: contacto@comunidadunique.org.mx

Teléfono: 55-56-84-55-48

 Sígueme en:

íconos y enlaces activos. Toca para enlazar

Conóce mis servicios

en nuestra web:

comunidadunique.org.mx

en PDF:

Deja una respuesta