¿MILAGRO EN LA CELDA México?
Milagro en la celda ¿México?

¿MILAGRO EN LA CELDA México?

Por: Omar Arispe Peláez

Director de El Espacio Azul

 A mediados de Marzo, llegó al catálogo de Netflix el remake de la cinta Miracle in Cell No. 7 (la versión original es de origen coreano, estrenada en 2013), que narra la historia de un padre de familia con discapacidad intelectual, que es encarcelado injustamente por la muerte de una niña.

“Un tierno y a la vez cruel relato de la relación de un padre y su hija en un ambiente hostil”, fueron las palabras concluyentes de muchos sitios especializados en cine y entretenimiento.

 Sin duda es una película recomendable, muy emotiva y aunque triste, esperanzadora. A pesar de no estar considerada como “la gran película del año”, el reconocimiento a la trama del largometraje se debe, en parte, a los comentarios en redes sociales y las recomendaciones de persona a persona dentro de este espacio, que la califican como «sentimental» y no dudan en sugerirla como una opción para disfrutar o sufrir frente a la pantalla.  

Milagro en la celda 7

Si no viste la película o viste ya la versión coreana, esto nos debe poner en una reflexión más allá de sólo arrojar la lágrima. En un post que realicé a principios de 2020 comentaba que México no dispone de datos oficiales sobre la situación laboral de las personas en el espectro autista y eso conlleva a un mayor riesgo de exclusión. Así también, deberían desarrollarse mecanismos que favorezcan una sociedad de convivencia que permita a las personas autistas desempeñarse en lo académico, social y laboral ofreciendo nosotros los apoyos necesarios.

Entonces… ¿Cuántas personas en el espectro autista estarán en la cárcel?

Lo primero es ANIQUILAR esos adjetivos de “angelito” “pobrecito” o “mi niño” al llegar a la vida adulta y poner el debate sobre la mesa de qué podemos estar en una situación de riesgo. Una condición no puede hacerte menos culpable sin saber que pasó en realidad.  Y en un país donde se fabrican culpables, ser autista no es garantía de inocencia.

¿Cuáles podrían ser los delitos por los que pudieran ser acusados?¿En verdad una persona AUTISTA es INIMPUTABLE?

ESPERO EQUIVOCARME, pero ¿Hay un protocolo para la atención ESPECÍFICA en casos de autismo en alguna detención, retención, encarcelamiento o proceso judicial? Si es así… sería importante compartirla… si no hay… ¿Qué podríamos hacer? No olvidemos que el autismo no trae consigo una marca física o “no se ve” a primera vista.

¿Cómo saber si nuestra policía está capacitada? Si en los últimos días hemos visto el abuso por parte de estos servidores públicos en contra de la población. Las personas autistas y sus familias en ocasiones sufren discriminación no sólo de la policía, también de una sociedad a la que no le importa en lo más mínimo el tema de Autismo.

Imaginemos un chico autista no verbal que requiere ayuda notable y este muchacho evita la mirada o no responde al cuestionamiento, se comporta de manera “rara” ante los ojos de otros, se pone nervioso e intenta huir se convierte en un “SOSPECHOSO” porque ante los ojos de un policía: «ÉL HA HECHO ALGO MALO y trata de huir.

Imaginemos que un niño con la condición autista en casa se acerca bruscamente, camina así por la sala y si hay algún familiar comiendo, le quita el bocado; todos ríen porque es «simpático».  Pensemos  en esta persona  ya adulta en una situación dónde se acerca bruscamente, le arrebate sin su consentimiento a personas desconocidas su alimento, estas personas creerán que es un drogadicto y no una persona en el espectro y es posible que reaccionen de manera agresiva la sentir su bienestar físico e integridad en peligro por este muchacho tosco.

 

 A mediados de diciembre de 2018, conocimos el caso de Eduardo García Domínguez un chico autista que salió de casa y se extravió. En un video subido a Facebook por un hombre que lo trató como un criminal, hizo que se levantara a seguir caminando sin rumbo fijo, el muchacho perdido sólo buscaba descansar. Afortunadamente fue localizado y entregado a su familia.

En mi infancia me tocó ver cómo le daban de tomar al “loquito” de la colonia hasta que perdía la conciencia y era objeto de burla. Era el  mandadero del rumbo; en ocasiones otros le quitaban el dinero y le daban golpecillos en la cabeza y si trataba de defenderse la persona lo espantaban con “llamar a una patrulla”… México: un país clasista, racista, misógino e impune dónde las autoridades te tratan según te veas ¿Cómo creerle a un loco?

Hay mucho por hacer, mucho por lo que tenemos que pasar y un caso mediático que logre despertar el interés en este tema.

Autismo Ciudad de México está realizando un gran directorio con muchos profesionistas que son recomendados por los mismos padres. Un profesionista en estos temas siempre será de gran ayuda y esperemos que este post ayude a que más gente se sume a este proyecto multidisciplinario.

Entendamos un punto importante:

Entendamos que no se trata de conseguir leyes diferentes, sino que se cumplan y se amplíen a partir de nuestras diferencias, exigiendo que se cumplan a partir de los derechos humanos.

Y tú…¿Tienes alguna experiencia con la policía?

Omar Arispe Peláez

Psicoterapeuta interesado en temas del espectro autista desde hace 15 años. Hoy coordinador de un proyecto emprendedor para adultos con TEA llamado El Espacio Azul.

Ced. Profesional 4104309

Contáctame:

WhatsApp: 55-28-20-05-01

Email: psic_omarispe@hotmail.com

Sígueme en mis redes:

Facebook : El Espacio Azul

Deja una respuesta